Caldo de huesos orgánico. Simple y Vivo

$9.500

Caldo de Huesos doble concentrado, a base de huesos de vaca de libre pastoreo.

Ingredientes: Huesos de vaca con certificación orgánica, vinagre de manzana orgánico y agua purificada por osmosis inversa.

Descripción: Parte de la Medicina de Hipócrates, Medicina Ayurvédica y Medicina Tradicional China. Alimento ancestral desde el inicio de los tiempos. De vacas de libre pastoreo sin uso de hormonas y antibióticos. Doble concentrado, 1/2 kg de huesos en cada pote, cocinado en alta presión por horas, junto con agua purificada de osmosis inversa más vinagre de manzana orgánico. Especial para salud intestinal, articular, ósea, sistema inmune, inflamación, piel, pelo y más. La mayor fuente de colágeno natural, aminoácidos glicina, prolina, lisina, arginina y cisteína, además de minerales y vitamina B12.

Descripción

El caldo de hueso es uno de los alimentos con grandes beneficios curativos, muchos lo conocen como una bebida milagrosa. Es conocido por ser cálido, relajante, y nutritivo para el cuerpo y la mente. Lo caracteriza esa textura   gelatinosa cargado de colageno.

Uno de los mejores aliados para evitar la inflamación  es consumir caldo de hueso de res (preferiblemente orgánico y que sea alimentado con pasto) a diario. También puedes hacerlo con pollo o pescado.

Beneficios:
Nutritivo: excelente fuente de vitaminas y minerales como el calcio, potasio, magnesio y fosforo: indispensables para fortalecer el sistema óseo
Mejora sistema digestivo e inmune: ayuda a reparar la pared intestinal y es un excelente aliado para el resfriado. Se usa exitosamente en personas que sufren colitis y Crohn
Combate artitris y dolor en articulaciones
Ayuda a la pérdida de peso: la gelatina tiene un efecto saciante.
Mejora el aspecto de la piel, haciéndola más tersa (ayuda a combatir la celulitis) y fortalece las uñas y el cabello
Mejora el descanso: aporta glicina, un aminoácido que nos ayuda a relajarnos y por ende dormirnos mejor, controlamos niveles de cortisol (estrés) y prevenimos la resistencia a la insulina.

Puedes usar el caldo como base en sopas y cremas, intercambiándolo por agua para cocinar el arroz o la quinoa, para elaborar una salsa o solito en una taza como un consomé.

Información adicional

Preferencias

, , , , ,

Expositor